Plasma rico en plaquetas en el trasplante capilar

Introducción: Plasma rico en plaquetas (PRP)
¿Qué son las plaquetas?
¿Qué es el plasma rico en plaquetas (PRP)?
PRP en medicina deportiva
PRP en cirugía ortopédica, cirugía dental y otras especialidades médicas
PRP en perspectiva histórica
Cómo se obtiene el PRP
PRP en trasplante capilar
Seguridad, complicaciones y contraindicaciones de uso del PRP
¿Cuenta el PRP con la aprobación de la FDA?

 

Introducción: Plasma rico en plaquetas (PRP)

Es probable que los hombres y mujeres que están considerando el trasplante de cabello investiguen el tema primero, incluyendo la búsqueda en Internet. Al realizar una búsqueda de “trasplante capilar” y términos relacionados en Internet, puede llegar a referencias al “plasma rico en plaquetas” o su acrónimo PRP, que se describe como un procedimiento para mejorar la cicatrización y el crecimiento del cabello después de un trasplante capilar. Se pueden encontrar numerosas referencias al uso de PRP en medicina deportiva para mejorar la cicatrización después de la lesión. No obstante, algunos artículos en Internet hacen afirmaciones extravagantes sobre el PRP.

¿Cómo se utiliza el PRP en los trasplantes capilares? ¿Cuál es su finalidad? ¿Contribuye de verdad a una mejor cicatrización y crecimiento del cabello tras una cirugía de trasplante?

Actualmente, el trasplante de cabello se realiza a menudo en una sola “mega sesión”, o en múltiples sesiones durante un período de semanas o meses. Una mega sesión completa el procedimiento entero en una sola sesión que dura varias horas: desde la recogida de los folículos pilosos de un sitio donante en la parte posterior de cuero cabelludo del paciente hasta la colocación de los folículos recolectadas en un sitio receptor en el cuero cabelludo. Realizar varias sesiones pueden ser una opción mejor para algunos pacientes, en función de sus preferencias y de factores como su estado físico.

Durante los 3 a 6 meses posteriores al trasplante, la mayoría de los folículos trasplantados prosperarán y crecerá el cabello en su nuevo emplazamiento.  Algunos folículos trasplantados no podrán prosperar en su nuevo entorno.

La búsqueda de una forma de mejorar la supervivencia de los folículos del pelo trasplantado y de promover la cicatrización con las mínimas cicatrices visibles después del trasplante llevó a los ensayos con PRP. Ya contamos con una creciente literatura en el uso de PRP en la medicina deportiva, cirugía ortopédica y cirugía dental, así como en otras varias especialidades médicas y quirúrgicas, para mejorar la reparación de tejidos y la cicatrización después de intervenciones quirúrgicas o lesiones.

La mejor manera de comenzar la resolución de dudas acerca del PRP puede ser explicando qué son las plaquetas, la pieza central de plasma rico en plaquetas.

¿Qué son las plaquetas?

Las plaquetas son componentes biológicos de sangre, junto con las células rojas y blancas de la sangre. A diferencia de las células rojas y blancas de la sangre, las plaquetas no tienen un núcleo y, por lo tanto, no tienen derecho a que se les denomine “células”.  Son algo más pequeñas que los glóbulos rojos y blancos de la sangre.

Las plaquetas son probablemente conocidas por ser los componentes del sistema responsables de la coagulación de la sangre. Cuando una lesión rompe un vaso sanguíneo y causa sangrado, las plaquetas se activan de forma rápida y contribuyen a la formación de un coágulo que contiene el flujo de sangre. Las plaquetas contribuyen a la formación del coágulo al (1) liberar una cascada de factores químicos esenciales para el proceso de formación de coágulos, y (2) al cambiar de forma y unirse unas con otras para taponar el punto de la hemorragia formando una barrera física que impide el flujo de sangre. Esta barrera física consiste en plaquetas entrelazadas y hebras de fibras hemostáticas denominadas fibrinas.

Pero las plaquetas son más que las primeras en responder cuando se produce una herida sangrante. Cada plaqueta es también un almacén bioquímico de moléculas reguladoras, de señalización y de factor de crecimiento que participan en la recuperación y la curación de los tejidos, así como en la respuesta de emergencia ante lesiones. Las moléculas de factor de crecimiento asociadas a las plaquetas incluyen:

  • Factor de crecimiento derivado de las plaquetas (PDGF): estimula el crecimiento de vasos sanguíneos, la réplica de células y la formación de piel.
  • Factor de crecimiento transformador-beta (TGF-b): estimula el crecimiento de matrices entre células en el metabolismo óseo.
  • Factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF): estimula la formación de vasos sanguíneos.
  • Factor de crecimiento epidérmico (EGF): estimula el crecimiento y la diferenciación de células, la formación de vasos sanguíneos y la formación de colágeno.
  • Factor de crecimiento fibroblástico-2 (FGF-2): estimula el crecimiento de células especializadas y la formación de vasos sanguíneos.
  • Factor de crecimiento de tipo insulina (IGF): un regulador de la fisiología normal de prácticamente todos los tipos de células del cuerpo.

Todos estos factores de crecimiento desencadenan y mejora los procesos fisiológicos que contribuyen a la recuperación y salud del tejido tras una lesión. Los factores de crecimiento participan también en los procesos fisiológicos normales como la formación de vasos sanguíneos.

La justificación para el uso del PRP en cirugía es aumentar artificialmente el número de plaquetas en un sitio donde el almacén de factores de crecimiento en las plaquetas puede ser objeto de uso en la mejora de la recuperación, la reparación y la salud del tejido.

¿Qué es el PRP?

El PRP es el plasma sanguíneo que contiene una concentración de plaquetas muchas veces mayor de la normal en la sangre.  El PRP es “autólogo”, lo que significa que proviene del propio cuerpo del paciente. Esto es similar a la práctica de que un paciente se done su propia sangre antes de una intervención quirúrgica, para utilizarla antes que la sangre del banco de sangre del hospital si fuera necesaria una transfusión. Otro ejemplo es la extracción y el trasplante de la propia piel de un paciente durante un procedimiento de cirugía plástica. Debido a que el PRP es autólogo, es imposible que cause una reacción inmunológica por cuerpo extraño. El PRP es neutro desde el punto de vista inmunológico.

PRP en medicina deportiva

El PRP ha captado cada vez más atención en medicina deportiva debido a su uso en el tratamiento de lesiones musculares, óseas y de las articulaciones en atletas profesionales de alto nivel. Entre las estrellas del deporte tratadas con PRP se incluyen el receptor de los Pittsburgh Steelers, Hines Ward, Takashi Saito de Los Angeles Dodgers y José Reyes de los New York Mets. En cada uno de estos atletas, el PRP ha acelerado la recuperación de una lesión sin necesidad de cirugía.

Como el uso de PRP en la medicina deportiva está cada vez más generalizado, también están aumentando las advertencias acerca de la aceptación sin críticas del PRP como una “cura milagrosa”. Si bien el resultado del tratamiento PRP es a menudo positivo, todavía se carece de datos científicos imparciales de ensayos clínicos controlados en los que se compare objetivamente el tratamiento con PRP con otros tratamientos para las mismas dolencias.

PRP en cirugía ortopédica y otras especialidades médicas

El PRP también se utiliza cada vez más en cirugía ortopédica, implantes dentales y otras especialidades quirúrgicas como tratamiento para las heridas. El uso seguro de PRP se ha documentado en neurocirugía, oftalmología, urología, cirugía cardíaca, cirugía torácica, cirugía maxilofacial y cirugía estética. La aprobación de estos usos por la Food and Drug Administration (FDA) de los EE. UU. no es necesaria, siempre y cuando su uso forme parte del procedimiento y del proceso de tratamiento, y no se hagan reclamos de su eficacia. La Academia Americana de Cirugía Ortopédica (AAOS) ha señalado editorialmente que, si bien el PRP puede ser valioso para mejorar la reparación de los tejidos blandos, el crecimiento óseo y la curación de heridas, se necesita más investigación para definir las circunstancias en las que el uso de PRP esté justificado desde el punto de vista clínico, ya que el uso del PRP no es apropiado en todos los pacientes.

PRP en perspectiva histórica

Las técnicas para producir plasma rico en plaquetas (PRP) y su uso para estimular y mejorar la cicatrización después de producirse una lesión en el tejido se conocen desde hace más de 30 años. Durante la mayor parte de ese tiempo, el PRP se utilizó en pacientes quirúrgicos hospitalizados.  Y se realizaron pocos estudios comparativos de tamaño significativo o con un buen diseño. El uso del PRP fue limitado por dificultades técnicas a la hora de producir preparaciones de PRP de la potencia adecuada.

Los avances tecnológicos han logrado que la preparación del PRP sea más rápida y más eficiente, por lo que empezó a aumentar el uso de PRP en especialidades quirúrgicas. La restauración capilar quirúrgica fue una de las áreas de especialidad en la que se empezó a utilizar el PRP.

Cómo se obtiene el PRP

Las plaquetas del PRP se extraen de la propia sangre del paciente:

  • Se extrae sangre al paciente con una jeringuilla, como en cualquier análisis de laboratorio.
  • Los tubos con la sangre extraída se colocan en una centrifugadora y se procesan durante un tiempo concreto.
  • Con el centrifugado, las células rojas y blancas se separan de las plaquetas y se concentran en diferentes niveles en los tubos. El plasma sanguíneo rico en plaquetas se extrae del nivel apropiado. El plasma definido como rico en plaquetas contiene entre cuatro y ocho veces el número de plaquetas por centímetro cúbico que se encuentra en el plasma normal. Con unos preparativos adicionales, el PRP está listo para su uso.

PRP en el trasplante capilar

El potencial para el uso de PRP para promover el crecimiento y la curación cabello después de trasplante de cabello se centra en tres aplicaciones funcionales:

  1. Preservar y mejorar la viabilidad del folículo piloso durante y después de un trasplante de cabello.
  2. Estimular y potenciar la reparación de tejidos y la cicatrización después del trasplante de cabello.
  3. Revitalizar los folículos pilosos inactivos y estimular el crecimiento de cabello.

Preservar y mejorar la viabilidad del folículo piloso

Entre el momento en que los folículos pilosos se eliminan de una zona donante del cuero cabelludo y se trasplantan en una zona receptora, están sujetos a daños por varias causas:

  • Deshidratación si los folículos donantes no están suficientemente humedecidos entre la extracción y el trasplante.
  • El oxígeno y la carencia de nutrientes debido a que se les ha apartado del suministro de sangre desde el período de recogida hasta el momento del trasplante.
  • Temperatura y cambios en los niveles de ácido/alcalino en el entorno del folículo.
  • Lesión de revascularización cuando los folículos donantes se trasplantan al sitio receptor y deben volver a adaptarse a tener un suministro de sangre.

Un enfoque común para mantener la viabilidad del folículo piloso donante durante el período de transición consiste en mantenerlo en una solución de almacenamiento que proporciona un entorno de protección con la temperatura, el equilibrio químico y el suministro de nutrientes apropiados. Una investigación reciente ha indicado que la adición de PRP a la solución de almacenamiento mejora la viabilidad del folículo durante y después del trasplante, mejora la cicatrización de los tejidos después del trasplante y estimula el crecimiento del cabello en los folículos trasplantados. Un enfoque defendido por algunos investigadores es sumergir los folículos pilosos donantes en PRP activado justo antes del trasplante.

Los investigadores han informado de que el PRP estimula el crecimiento del cabello de los folículos por la acción de los factores de crecimiento de las plaquetas sobre las células madre del folículo piloso. Los factores de crecimiento de las plaquetas provocan que las células madre del folículo pasen de un estado inactivo a un estado activo que inicia el proceso de producción de pelo. Aunque los investigadores han informado de dicha actividad, no se pueden hacer reclamos de la eficacia del PRP en la estimulación del crecimiento del cabello porque no ha habido una aprobación de la FDA que permita tales reclamos.

Estimular y potenciar la reparación y cicatrización de los tejidos

En la actividad de estimulación de la reparación y la curación de tejidos después de una lesión de cirugía, los factores de crecimiento almacenados en las plaquetas son liberados en un punto de lesión tisular, estimulando la reparación y curación de los tejidos. Los factores de crecimiento individuales tales como PDGF han sido utilizados por los cirujanos para estimular la cicatrización de heridas en pacientes quirúrgicos hospitalizados. La justificación para el uso de PRP en pacientes ambulatorios de restauración capilar quirúrgica consiste en utilizar la gama completa de factores de crecimiento asociados a plaquetas para estimular la cicatrización y minimizar la formación de cicatrices, así como para estimular el crecimiento del cabello en el máximo de folículos trasplantados.

Un método descrito de aplicación del PRP a las incisiones en el cuero cabelludo se realiza mediante la inyección de un gel de PRP en las heridas en el momento de suturarlas. Los médicos e investigadores que utilizan este procedimiento han descrito una mejor cicatrización en el lugar del trasplante.  Estos informes son generalmente de casos individuales o de un pequeño número de casos. Estos informes no cumplen las definiciones de los ensayos clínicos que, por ejemplo, se exigen en los Estados Unidos para obtener la aprobación de la FDA específica para el uso del PRP en el trasplante capilar con afirmaciones de eficacia y seguridad. Algunos investigadores sugieren que el PRP no debe utilizarse de forma rutinaria en el trasplante capilar para estimular la cicatrización, pero que podría ser de utilidad en pacientes que hayan tenido una lesión previa o que tengan cicatrices en el sitio del trasplante. Los investigadores que se oponen al uso rutinario del PRP en el trasplante capilar citan la necesidad de contar con datos adicionales de ensayos clínicos bien diseñados.

Revitalizar los folículos pilosos durmientes

Tras observar un aumento del crecimiento del cabello trasplantado después del uso del PRP, los investigadores llevaron a cabo un pequeño estudio del efecto del PRP en folículos pilosos durmientes no trasplantados. El estudio planteó la hipótesis de que los factores de crecimiento de las plaquetas pueden “despertar” los folículos pilosos inactivos y comenzar la producción de un nuevo cabello.  El PRP se aplicó después de lesionar ligeramente la piel del cuero cabelludo para provocar que las plaquetas liberasen factores de crecimiento en el sitio de la lesión. Durante los siguientes cuatro meses, se observó una mejora del crecimiento del cabello y de su diámetro, con una reducción de la caída del cabello transcurridos cuatro meses. Este uso del PRP se sigue considerado como experimental, con necesidad de realizar más estudios.

Seguridad, complicaciones y contraindicaciones de uso del PRP

El PRP es inmunológicamente neutro y no representa ningún peligro de reacciones alérgicas, hipersensibilidad o de cuerpo extraño.

La técnica estéril se debe utilizar en todas las etapas de preparación y aplicación del PRP. La técnica estéril es especialmente importante si un paciente tiene una dolencia médica subyacente que predisponga a la infección.

El paciente puede experimentar un breve período de inflamación en los sitios de la herida después de la aplicación de un gel de PRP. La inflamación puede deberse a la liberación de factores asociados a plaquetas en el sitio de la herida.

Algunas dolencias médicas pueden estar contraindicadas para el uso del PRP. Muchos de estas no constituyen contraindicaciones absolutas porque las condiciones varían en función de cada paciente. Es una buena idea plantear la cuestión de la idoneidad y el mejor momento para el uso del PRP a un médico especialista en restauración capilar.

¿Está el PRP aprobado por la FDA de los Estados Unidos?

El uso del PRP no requiere la aprobación de la FDA en los Estados Unidos como parte del proceso clínico de trasplante de cabello, así como tampoco la requiere el uso de la transfusión de sangre durante o después de las intervenciones quirúrgicas. El uso del PRP como parte del tratamiento quirúrgico se define como un procedimiento y no está sujeto a la regulación de la FDA.

Sin embargo:

  • En los Estados Unidos, el dispositivo utilizado para preparar el PRP debe tener aprobación de la FDA. Las centrifugadoras que separan el PRP de la sangre entera con fines médicos (por ejemplo, para ayudar a la cicatrización del tejido) son dispositivos médicos cubiertos por la ley federal en materia de alimentos, medicamentos y cosméticos. La ley federal requiere que los fabricantes de dispositivos médicos obtengan la autorización o aprobación de los productos antes de ponerlos a la venta. El hecho de no contar con la aprobación o autorización previa a la comercialización para este tipo de dispositivos constituye una violación de la ley estadounidense. La aprobación previa a la comercialización requiere datos que muestren que un dispositivo es seguro y eficaz.
  • La FDA no ha aprobado el PRP como medicamento específicamente para su uso en el trasplante capilar. La aprobación de la FDA se basa en las evidencias objetivas de eficacia (por ejemplo, estimular la cicatrización y el crecimiento del cabello) y seguridad. Las afirmaciones que indican que el PRP está “aprobado por la FDA” para su uso en el trasplante capilar son incorrectas. Los reclamos publicitarios que hablen de la eficacia del PRP a la hora de estimular el crecimiento del cabello pueden incurrir en una violación de protocolo de la FDA respecto a los reclamos médicos.

El uso de PRP específicamente en el trasplante capilar para estimular el crecimiento del cabello y la cicatrización se podría tener en cuenta cuando, por ejemplo:

  • Los ensayos clínicos de tamaño y diseño apropiados hayan recibido la aprobación de la FDA.
  • Los resultados de los ensayos clínicos demuestren convincentemente que se han cumplido los objetivos de eficacia y seguridad previstos.

Bibliografía

Arora NS, Ramanayake T, Ren YF, Romonos GE. Platelet-rich plasma: a literature review. Implant Dentistry 2009; 18:303-310.

Cooley J. Hair transplant graft survival and platelet rich plasma. http://www.regrowhair.com/hair-transplant-surgery/hair-transplant-graft-survival-and-platelet-rich-plasma

Greco J, Brandt RJ. Maximizing the use of autologous platelet rich plasma in hair transplantation surgery. http://grecohairrestoration.com/complex.htm

Sampson S, Gerhardt M, Mandelbaum B. Platelet rich plasma injection grafts for musculoskeletal injuries: a review. Current Review of Musculoskeletal Medicine 2008; Diciembre. 1 (3-4) 165-174.

Schwartz A. A promising treatment for athletes, in blood. http://www.nytimes.com/2009/02/17/sports/17blood.html?

 

Show on Home Slider: 
Yes

Share this article:

Twitter icon
Facebook icon
LinkedIn icon