Turismo medico: el bueno, el feo y el malo

Turismo medico: el bueno, el feo y el malo

 

Con el auge de Internet y la globalización, el mundo está literalmente en nuestras manos. No solo podemos cruzar fácilmente las fronteras en viajes de ocio y turismo, sino que es posible visitar casi cualquier país para hacer negocios o para comprar bienes y contratar servicios.

En los últimos años, este mercado abierto en todo el mundo ha dado lugar a otra tendencia creciente: el turismo médico. De acuerdo con algunas estadísticas recientes recopiladas en la publicación Patients Beyond Borders: World Edition, se estima que el volumen del mercado del turismo médico se sitúa entre 45.500 y 72.000 millones de dólares (USD), lo que representa aproximadamente 12 millones de pacientes de todo el mundo que buscan tratamiento médico fuera de sus fronteras.

Mientras que la idea de visitar lugares exóticos puede ser un factor determinante para algunas personas que buscan tratamientos médicos en el extranjero, los pacientes a menudo consideran el turismo médico desde una perspectiva económica, ya que el coste de muchas intervenciones puede ser considerablemente más barato cuando se realizan en otro país. Esto es particularmente cierto en el caso de la cirugía estética, que se encuentra entre los principales procedimientos del turismo médico. Dado que las intervenciones cosméticas, como los trasplantes de cabello, no están cubiertas por la seguridad social en la mayoría de los países, el atractivo de las cirugías más baratas en un país extranjero puede parecer la única ventaja que buscan algunos pacientes.

Pero, como dice el antiguo refrán: «Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea». Los consumidores tienen que tener mucho cuidado cuando consideren la posibilidad de someterse a un procedimiento de restauración del cabello fuera de sus fronteras y hacer los deberes mucho antes de reservar el billete de avión y hacer el equipaje. Muchos especialistas en el campo de la restauración del cabello han sido testigos de las complicaciones de las intervenciones en estas «clínicas baratas» que ningún paciente esperaba.

El consumidor asume el riesgo: las cirugías baratas pueden resultar caras

En un mundo ideal, todos los médicos cumplirían el juramento hipocrático y prometerían mantener los más altos estándares éticos en la práctica de la medicina. Sin embargo, en realidad, no es siempre el caso. Cuando se trata de turismo médico, ciertos médicos u hombres de negocios pueden llegar a beneficiarse de prácticas poco éticas como la publicidad engañosa en que se utilizan sus credenciales para atraer a pacientes incautos a las clínicas con la promesa de cirugías baratas realizadas por «manos expertas». Pero se trata de un caso típico de gancho publicitario, ya que la cirugía de trasplante capilar en verdad la realiza personal no médico en lugar de médicos cualificados. Según la región, incluso puede tratarse de una práctica ilegal que plantea consecuencias potencialmente graves para los pacientes.

El hecho de que en diferentes países haya distintas leyes y reglamentos en materia de la práctica de la medicina, incluido quién puede realizar la cirugía y dónde se puede llevar a cabo, complica las cosas aún más. Por ejemplo, Turquía se ha convertido en un centro neurálgico de turismo médico para los trasplantes de cabello, principalmente debido a la promesa de cirugías más baratas. Sin embargo, recientemente, han salido a la luz informes relativos al mercado negro de las clínicas de trasplante capilar en Turquía, en las que técnicos, que no son médicos, realizan ilegalmente los trasplantes de cabello en hospitales o clínicas privados, e incluso hay empresas de marketing que reciben compensaciones económicas por remitirles pacientes.

Cuando los pacientes se someten a cirugía de restauración capilar realizada por personal no médico, corren el riesgo de diagnósticos erróneos o fallos al diagnosticar trastornos capilares y enfermedades sistémicas relacionadas, lo que puede dar lugar a la realización de una cirugía innecesaria, desacertada o sin éxito. La Sociedad Internacional de Cirugía de Restauración del Cabello (ISHRS), el mayor grupo médico para la defensa de los pacientes con pérdida del cabello, cree firmemente que estos riesgos potenciales ponen en peligro la seguridad del paciente y los resultados del tratamiento, por lo que lleva tiempo concienciando a consumidores y reguladores acerca de este problema.

Merece la pena hacer los deberes

Si bien nadie quiere que le engañen para someterse a una cirugía de trasplante de cabello realizada de forma ilegal, puede resultar difícil determinar si un médico o una clínica anunciados en otro país son legítimos. Por esa razón, la ISHRS insta a los posibles pacientes a hacer siempre las siguientes preguntas, además de las cuestiones relativas a los costes, los riesgos, los beneficios a corto y largo plazo, la planificación de la futura pérdida de cabello y el uso óptimo de los cabellos de un número limitado de donantes, antes de programar un trasplante de cabello en cualquier lugar del mundo:

1. ¿Quién va a evaluar mi pérdida de cabello y recomendar un plan de tratamiento? ¿Cuál es su formación, capacitación, número de licencia y experiencia en el tratamiento de la pérdida del cabello?
2. ¿Quién participará en la realización de la cirugía? ¿Qué papel va a desempeñar? ¿Cuál es su formación, capacitación, número de licencia y experiencia en la realización de cirugía de restauración capilar?
3. ¿Habrá alguien que no sea el médico, o que no disponga de licencia estatal, que realice incisiones o recoja injertos durante la cirugía? En caso afirmativo, les ruego que identifiquen a esta persona, expliquen su función y méritos específicos e indiquen por qué está autorizada legalmente a realizar la cirugía.
4. ¿Disponen todas las personas que vayan a participar en mi cirugía de una cobertura de seguro por mala praxis?

Si un médico no está dispuesto a responder a sus preguntas ni a proporcionarle la información que solicita, puede tratarse de una señal de alerta de que no actúa legalmente. Confíe en su instinto y no tome decisiones precipitadas en busca de una ganga que, a la larga, le puede salir cara. Las consecuencias de un trasplante de cabello mal realizado pueden ser graves y de larga duración. Recuerde lo que se dice siempre: «Caveat emptor» o «el consumidor asume el riesgo». ¡Y haga los deberes!

Los médicos reputados marcan la diferencia

En la actualidad, la cirugía de restauración capilar ofrece de forma segura y eficaz resultados de aspecto natural y permanentes que son prácticamente indetectables, siempre que la realice el médico adecuado. Hay muchos médicos excelentes y de buena reputación en todas las regiones del mundo que realizan trasplantes de cabello excepcionales, y algunos pacientes viajan miles de kilómetros para ponerse en sus manos expertas. Utilizar todos los recursos disponibles puede ayudarlo a encontrar un médico cualificado de restauración capilar, ya sea enfrente de su casa o en un país que siempre haya soñado visitar. Haga los deberes para ser un consumidor informado y evitar lo que podría convertirse en un desastre de aspecto poco natural.

Show on Home Slider: 
Yes

Share this article:

Twitter icon
Facebook icon
LinkedIn icon