Pérdida de cabello en hombres jóvenes

¿Es un trasplante capilar la respuesta?

Es habitual pensar que la pérdida de cabello solo afecta a hombres mayores. Pero también la sufren hombres más jóvenes, que ni siquiera han cumplido los 21 años.

Dado que la pérdida de cabello suele ser algo inesperado antes de los 21 años, para un hombre joven con edades comprendidas entre los 15 y los 20 años descubrir que está perdiendo cabello puede resultar traumático. El primer síntoma que suele producirse es que el cabello pierde densidad en la zona temporal del nacimiento, por encima de las cejas a ambos lados del “pico de viuda”. Esto puede generar la aparición de una frente alta. Puede que los jóvenes también empiecen a notar un exceso de caída de cabello cuando se peinan o se cepillan el pelo y al ducharse o lavarse la cabeza.

Si el padre, la madre, los tíos o los hermanos mayores del joven tienen un patrón de pérdida del cabello puede que no le sorprenda haber heredado el “rasgo de calvicie” de la familia. No obstante, lo que seguro que no le hace gracia es que esta herencia familiar se manifieste tan pronto (haga clic en pérdida del cabello y calvicie de patrón masculino para obtener más información sobre la pérdida de cabello de patrón masculino).

La pérdida del cabello antes de los 21 años puede resultar muy preocupante para un hombre joven, incluso aunque tenga asumido que probablemente sufrirá una pérdida del cabello similar a la de otros miembros varones de su familia. La pérdida de cabello en esta etapa de su vida, de por sí vulnerable desde el punto de vista psicológico y emocional, puede llevarle a sentirse desfigurado, menos atractivo para la sociedad y en desventaja en el mercado laboral. Es por ello que puede llegar a convertirse en un blanco fácil de las costosas “curas milagrosas”, totalmente ineficaces, que se anuncian en los medios impresos, en la televisión y en Internet.

¿Qué debería hacer un hombre joven que empiece a perder el cabello antes de los 21 años?

Un primer paso acertado sería acudir a la consulta de un médico especialista en restauración capilar que sea miembro de la International Society of Hair Restoration Surgery (ISHRS). Un médico miembro de la ISHRS está capacitado y tiene experiencia, y lo que es más importante, sigue las directrices éticas que hacen de las necesidades del paciente la principal preocupación del médico. Las consideraciones éticas resultan importantes sobre todo cuando el paciente es vulnerable, está angustiado y todavía no ha alcanzado la edad adulta. Un menor con pérdida del cabello no debería verse “forzado” a tomar decisiones relativas a la restauración del cabello, especialmente en el caso de la cirugía, y debería recibir asesoramiento para evitar que tome decisiones apresuradas que podrían no ser las más acertadas.

El primer consejo que un médico especialista en restauración capilar podría darle a un menor con pérdida del cabello es: “No te asustes. Te comprendo. La pérdida del cabello de patrón masculino es una condición hereditaria común y es lógico que te preocupe. Casi seguro que podremos encontrar una manera de solucionarlo tomando decisiones a la medida de tus necesidades individuales”.

Cuando el paciente sea un menor, el médico especialista en restauración capilar deberá insistir en que uno de los progenitores o un tutor legal participen en la toma de decisiones. La inclusión de uno de los progenitores o de un tutor legal resolverá dudas relativas a la responsabilidad legal y ayudará al paciente a tomar decisiones fundamentadas. Contar con el firme apoyo de los padres es importante para que cualquier tratamiento recomendado a un menor resulte un éxito. 

No se recomendará un tratamiento hasta que el médico especialista en restauración capilar haya determinado la causa de la pérdida del cabello. Aunque la pérdida del cabello de patrón masculino es la causa más habitual de la calvicie masculina, hay otros muchos motivos que se han de valorar y descartar (haga clic en pérdida del cabello y calvicie de patrón masculino para obtener información sobre las causas de la pérdida del cabello). Un tratamiento precipitado antes de establecer un diagnóstico puede resultar ineficaz e incluso contraproducente.

¿Qué tratamiento es más probable que recomiende un médico especialista en restauración capilar?

El primer objetivo del médico es instruir al paciente respecto a la causa, progresión y consecuencias a largo plazo de la pérdida del cabello, así como acerca de cualquier tratamiento indicado para corregirla. Como el trasplante de cabello tiene una gran aceptación pública como método eficaz de restauración del cabello, el joven puede considerarlo su primera opción de tratamiento. Sin embargo, la mayoría de los principales médicos especialistas en restauración de cabello no consideran que el trasplante capilar sea una buena opción para la gran parte de los hombres menores de 21 años. El trasplante capilar puede ser una opción para jóvenes menores de 21 años en contadas ocasiones y siempre que esté indicado por las características individuales de cada paciente.

Entre otros motivos, el trasplante capilar puede no ser una opción acertada de restauración capilar para hombres jóvenes porque: 

  • La pauta y progresión de la pérdida del cabello todavía no ha salido a la luz en su totalidad a esta temprana edad.
  • El trasplante capilar realizado en esta temprana edad puede no ser el más acertado en una etapa posterior de la vida cuando la pauta y progresión de la pérdida del cabello se haya revelado prácticamente en su totalidad.
  • Resulta difícil planificar una intervención quirúrgica que ofrezca un aspecto natural y apropiado para el resto de la vida del paciente.
  • Una vez que se haya iniciado el trasplante capilar, se requerirán cirugías futuras para mantener un aspecto natural.
  • Los resultados no satisfactorios del trasplante capilar realizado en etapas tan tempranas pueden tener que corregirse quirúrgicamente en etapas posteriores.
  • Incluso contando con la orientación de los padres, es difícil que un menor tome decisiones fundamentadas, como las que tomaría un adulto, respecto a la elección de la cirugía.

No obstante, en algunos casos, el trasplante capilar puede ser el mejor enfoque de tratamiento ante la pérdida del cabello del paciente. Una opción intermedia que los principales médicos especialistas en restauración capilar suelen recomendar es el tratamiento no quirúrgico con minoxidil (Rogaine®) y finasterida (Propecia®), los únicos fármacos para la restauración capilar aprobados por la FDA y científicamente probados con éxito para tratar la pérdida del cabello. El tratamiento con minoxidil y finasterida puede retrasar la pérdida del cabello y dar la sensación de tener más cabello al aumentar la densidad de los folículos pilosos miniaturizados. Retrasar la progresión de la pérdida del cabello antes y después de los 21 años aumenta las probabilidades de éxito de los trasplantes capilares en etapas posteriores.

En casos muy concretos, un médico especialista en restauración capilar puede realizar un pequeño trasplante tipo “copete” para proporcionar una mejora inmediata en la línea del nacimiento fronto-temporal del paciente. Solo en casos excepcionales, un médico de restauración capilar sugerirá un tratamiento agresivo de trasplante capilar.

El coste de acudir a la consulta de un médico especialista en restauración capilar puede ser menor que el coste de las numerosas "curas milagrosas" ineficaces compradas a vendedores que se anuncian en Internet, televisión, radio o en medios impresos. El asesoramiento profesional y el apoyo de un médico miembro de la ISHRS resultarán muy valiosos para un joven que se sienta desolado ante la pérdida temprana del cabello.

Show on Home Slider: 
No

Share this article:

Twitter icon
Facebook icon
LinkedIn icon